martes, 10 de octubre de 2017

Rumberas del cine mexicano I



¡Guau!





José de Cádiz


El cine mexicano tuvo su gloria y esplendor en los años 40s y 50s.  La llamada época de oro era una industria poderosa que exportaba películas a todos los países. El llamado Star sisten o fabricación de estrellas estaba en su mejor momento.  Productores y directores elegían cuidadosamente a personajes carismáticos que convertían en verdaderos ídolos.  Magnéticas, bellas, y con un fuerte atractivo sexual. Dotadas de gran fuerza interior y capaces de arrastrar a las masas.





El cine siempre ha exigido belleza y talento. Por esa época nace un género que pronto llamó la atención por la sensualidad de sus bailes: El llamado cine de rumberas.  Los espectadores quedaban impactados siguiendo el contoneo de caderas de Ninón Sevilla o Amalia Aguilar.   Meche Barba o Lilia Prado causaban furor bailando la rumba o el cha cha chá.  Rosa Carmina y María Antonieta Pons destilaban sexualismo con sus frenéticos movimientos del cuerpo. 

En 1938 llega a México María Antonieta Pons, con su descubridor y esposo, Juan Orol. El director más representativo de estas ricuras. Ellos habían filmado en Cuba la película “Siboney”, con gran éxito.  Pero el gran torrente inspirador vino con la película “Humo en tus ojos”, con Meche Barba como protagonista, en 1947.  A partir de ahí  se filmaron 20 o 30 películas cada año.  1950 batió records con 50 cintas de bailarinas exóticas.





Ese mismo año llega a México el mambo, con Damaso Pérez Prado como su descubridor, que revolucionó el baile. Un ritmo contagioso y estremecedor para regocijo de la juventud. El termino rumberas proviene del ritmo llamado rumba, el preferido del público en estas películas. El mambo y el cha cha chá llegaron después pero también lo utilizaron estas artistas. 







Directores destacados de esta modalidad fueron: Juan Orol, Alberto Gout, Fernando Cortéz, Alex Philix, Ernesto Cortázar, Gilberto Martínez Solares, Joselito Rodríguez, Julián Soler, entre otros.  Todos encontraron una veta de oro en esta modalidad  cinematográfica.  Definitivamente le debemos mucho a Cuba por habernos enviado a rumberas tan preciosas como: María Antonieta Pons, Rosa Carmina, Ninón Sevilla, y Amalia Aguilar, que junto con las mexicanas Meche Barba, y Lilia Prado, son las más representativas de la industria bailable. 

Aquí te las presentamos una a una.  Empezamos con la sensualidad explosiva de Meche Barba. Rumbera mexicana protagonista de películas como: Cortesana, Acá las tortas, La venus de fuego, El pecado de Laura, y tantas otras donde exhibía sus encantos y delicioso contoneo de caderas.








Sus películas causaban sensación entre los espectadores que hacían interminables colas en los cines de barrio y de categoría en toda Latino américa, Europa, y Asia. Era una de las más taquilleras.  Se retiró del cine en 1954. ¿La razón? ¡Se casó y cambió las lentejuelas y chaquiras por los pañales!







Aquí la contemplamos en toda su maravillosa exuberancia:








En el próximo capítulo te presentamos a Lilia Prado, la musa predilecta de Luis Buñuel en "Subida al cielo", y "La ilusión viaja en tranvía". Y en tantas otras películas que quedaron en el corazón de los cinéfilos que se movían en sus butacas al compás de ritmos epilépticos.  Sus espectaculares bailes de mambo y cha cha  chá son de antología.  ¡No te los pierdas!









No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Entrevista a Pedro Infante!

"Yo te aseguro que yo no fui" José de Cádiz Pocos ídolos hay en México tan queridos como Pedro Infante.  ...