jueves, 21 de septiembre de 2017

El rostro oculto de Marilyn






Cap. VI1

Sueños reveladores y premonitorios

José de Cádiz


Pasamos una velada agradable y nos quedamos a dormir en el yate. En el camarote me sentí inquieto ante la cercanía de Marilyn que dormía profundamente. Decidí que no era momento de satisfacer mis deseos y el sueño me venció completamente.  Jamás me aprovecharía de una mujer en aquellas circunstancias.

Me despertó de madrugada el canto de las gaviotas. Me asomé por una ventana bostezando y con mucha sed.  Pardeaban las primeras luces del alba y habíamos regresado nuevamente al puerto. El yate se mecía con elegancia cual palmera perezosa. Contemplé a la actriz dormida y me pregunté qué soñaba para tener esa sonrisa tan plácida. Su posición era parecida a la de un feto.

Tal vez añoraba pasajes de su niñez, o acaso ¿tenía fantasías oníricas de una felicidad que se le escapaba? Quizá  de esa manera evadía una realidad que la asfixiaba. De algo estaba yo seguro: la estrella no hubiera querido despertar jamás. Me levanté sigilosamente dirigiéndome al baño. La regadera despejó cualquier vestigio de borrachera.






Abrí la puerta del camarote. Un carrito simpático contenía el más suculento desayuno: Frutas, yogurt, jugo de naranja, café, pan tostado. Era obvio que la cocinera conocía los gustos culinarios de Marilyn.  Regresé a la recámara cuando la actriz ya había despertado. Me saludó con una sonrisa:

--Hola, poeta, ¿qué hora es? –-y se tocó suavemente las sienes.


--Las 6:30.

Cerró nuevamente los ojos, situación que aproveché para depositar una uva en sus labios.   Traje  el desayuno y le dije quedito al oído:

--Tengo que reportarme a la jefatura, preciosa. 

Argumentó:

--No te preocupes, llamaré ahora mismo a la Capitanía del puerto para informarles que sigues de guardia conmigo. ¿O no está Ud. para cuidarme señor policía?

Sonrió e hizo la llamada.  Luego se fue directamente a la regadera. Escuché las gotitas de agua como perlas en tropel que parloteaban. Salió envuelta en una toalla y se cambió con ropa ligera. Desayunando comentó inquieta:

--Anoche tuve un sueño que me impresionó bastante. Un águila me perseguía y atrapaba en sus garras, era enorme y no me podía zafar estando aterrorizada.  Luego llegaron unos buitres y se disputaron mi persona como un trofeo. Suelo tener pesadillas desde que aquel sujeto abusó de mí.




--Los sueños revelan lo que no hemos logrado superar.

--¡También tengo sueños hermosos! La otra noche volaba encima de un hermoso lago y repentinamente me caía gritando asustada.  Mi madre vino en mi auxilio y me trasladó en sus brazos. Me sentí feliz al verla.  ¿Sabrá ella que estoy sufriendo? ¿Existirá la gloria y el infierno?

--El infierno lo podemos vivir cada día.  Si gozas estás en la gloria y si sufres es todo lo contrario.  En el mundo astral podemos comunicarnos con nuestros difuntos.  Morir es tan natural como nacer. Nadie se extingue del todo.

--Qué interesante, ¿y no te da miedo poseer esa información?

--Estoy familiarizado con el tema. Finalmente todos partiremos algún día y será mejor no temer. 

--Pero a la mayoría nos aterra la muerte. Pensamos que todo termina con el último suspiro.

--Cuando creemos en una vida más trascendente desaparece el miedo.

--¿Mi madre me observará desde el cielo?

--Creo que sabe que estás sufriendo y tratará de ayudarte.




--Pues ojalá y sea pronto porque la vida me tiene muy acorralada. Siento que me faltan fuerzas.

Nos dispusimos a abandonar el yate y regresar a nuestras respectivas actividades. A la salida interceptó la cocinera a Marilyn y le entregó un telegrama. La actriz palideció al leerlo:

--¡Dios mío es de mi compañía cinematográfica! Me están demandando por incumplimiento de contrato.  Quieren que regrese ahora mismo a continuar filmando o pagaré un millón de dólares. ¿Qué hago, Joe?

No entendía mucho de cine y temí que mi respuesta fuera contraproducente. Simplemente dije:

--Haz lo que te dicte tu conciencia. Toma la mejor decisión. Eres la única que puede elegir.



--Yo no quiero irme aún. Hacía tiempo que no experimentaba la tranquilidad de una playa. Me hacen falta estas vacaciones.

--No te aflijas que todo saldrá bien. A veces hay que arriesgarse y desafiar las circunstancias. Si te quedas será excelente. Si te vas sabré comprenderte.

Se hizo un silencio prolongado y nos miramos con tristeza.  Yo tampoco quería que se marchara pero no quería complicarle la vida con mis exigencias. Ella ya tenía demasiados problemas para agregarle uno más.  Caminamos brevemente por la Avenida costera.

Me percaté que dos tipos vestidos elegantemente a prudente distancia la seguían.  Era obvio que sabían dónde había pasado la noche Marilyn.  Ella lo notó y se encogió de hombros diciendo:

--Son guardaespaldas del FBI, estoy acostumbrada que me sigan a todas partes.  

--¡Guardaespaldas del FBI! ¿Y se puede saber qué hacen en territorio mexicano? Si un colega se adentra en USA lo sacan inmediatamente. Pero ellos entran a México como si fuera su casa.

--Tienes razón pero siempre ha sido así.  Como EE.UU es una potencia mundial se sienten los dueños del mundo.  México es casi una colonia gringa.

--Marilyn, ¿tanto te cuidan esos señores? Lamentaría que estuvieras en gran peligro y sin poder ayudarte.




--No te preocupes, si me voy será esta misma noche.  La compañía me mandó boletos de avión. Si me quedo podré recrearme un poco más con la naturaleza.

Como salido de la nada apareció el chofer con la limusina.  La abordamos de inmediato.  En el trayecto le pregunté si la compañía de cine podría meterla a la cárcel.  Contestó:

--¡Claro que pueden! Y te aseguro que no se andan con rodeos.  En estas circunstancias sería lo mejor que me pudiera pasar.  Me aislaría de mis problemas y me dejarían en paz.  Hasta podría  escribir un libro, no sé, hay tanto que hacer en una prisión.

Marilyn era una mujer admirable no cabía duda.  No  le temía a la cárcel  ni a sus victimarios. En ella se conjugaban maravillosamente belleza y temeridad. Yo no había aquilatado su valor hasta ese momento.

Y pensar que tenía también su lado platónico. Pero al ver aquellos hombres siguiéndola supuse que no era dueña de su vida como pretendía. Las grandes  luminarias cuentan con guardaespaldas todo el tiempo, pero aquellos agentes se comportaban más bien como sicarios.  No inspiraban nada de confianza con sus lentes oscuros.



Yo no tenía nada que perder y sí mucho que ganar con su amistad. No me importaban el peligro ni las circunstancias. Me sentía afortunado de ser su amigo. Estaba sacudiendo mi vida como un terremoto.

Nos despedimos como siempre a las puertas de su suite. Le pregunté si podía pasar por ella más tarde para llevarla a otro balneario. Expresó apesadumbrada:

--No, Joe, por favor ya  no me busques. Si decido quedarme yo lo haré. Quiero hacer un balance de mí vida, márchate sin despedirte.  Adiós, y gracias por todo.  Fue un placer.

Di la media vuelta y caminé unos pasos.  A mí me entristecía más su partida.  Me detuve brevemente para escuchar:

--Te dejaré un recado en la recepción.  

Necesitaba estar en comunión con ella misma.  Yo solo era un intruso que estaba alterando sus planes.  Tampoco era mucho lo que podía ofrecerle.  Hablé con mis compañeros que vigilaban su suite y solicité al comandante me diera el día franco. No quería presenciar su partida. Regresaría al otro día. 

Sentía la urgente necesidad de caminar y perderme entre la muchedumbre anónima. Una sociedad ajena a la vida de Norma Jean. Me encaminé a mi hogar y disfruté la soledad escuchando música. 




Pensé que era la última vez que veía a Marilyn. Era hora de despertar de un sueño.  La actriz era un pajarito errante que volaba de rama en rama. Que resolviera sus problemas aunque tuviera que marcharse.  No obstante, abrigaba esperanzas que se quedara.

Observé que mi hogar se encontraba más sucio que de costumbre. En realidad parecía un muladar con platos tirados por todos lados. No era el lugar ideal para albergar a una diva. Seguramente Marilyn al ver mis calcetines y ropa interior tirada hubiera salido corriendo. La pulcritud no era una de mis cualidades. Agradecí que no hubiera tenido oportunidad de conocerlo.

Me reconfortaba saber que ella también había conocido la pobreza al venir de orfanatos. A decir verdad tampoco me importaba demasiado. Solo llegaba a dormir a mi departamento y pasaba el mayor tiempo trabajando. Hice el aseo y limpié mis botas. Percibí que el ejercicio resultaba terapéutico.

Tenía varios días que no veía a mi novia y la llamé por teléfono. Noté que estaba muy molesta conmigo.  Tenía razón, mis ausencias eran cada vez más inexplicables y prolongadas. Había una señora mayor que también aseaba mi departamento y tampoco había venido. Fabiola era una gran amante pero tenía como penitencia asear mi cuarto antes de acostarse conmigo. 

Recostado pensaba insistentemente en la partida de Marilyn. Lamentaba no haberla podido conocer más íntimamente. Ni pude comprobar si era un torbellino en la cama. Pero había conocido su alma y eso era lo más importante.

Contemplé con devoción y largo rato en la pared el poster rojo que me había autografiado. En el que se leía con letras grandes: “Con todo cariño para Joe. M M."



Simplemente volvería a mi trabajo y me olvidaría de todo. Esa noche tuve una pesadilla espantosa que me dejó apesadumbrado. Marilyn abordaba un barco extraño y todos sus tripulantes eran gente ya difunta. Personajes célebres que se mostraban felices al verla: Rodolfo Valentino, Lupe Vélez, Jeans Dean, Pedro Infante, Frida Khalo, y otros más que ya no recuerdo.

Veía sus rostros de un color azulado y pálido. Todos sonreían gentiles rodeando a la actriz como una princesa. Se desvivían por atenderla. Algunos habían muerto en circunstancias trágicas.  En un enorme palacete la recibieron como una reina de la belleza y glamour. Ella sonreía radiante y satisfecha.   Se sentó en un estrado y todos los presentes le brindaron nutridos aplausos.  Desperté sobresaltado.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Rumberas del cine mexicano

¡Guau! José de Cádiz El cine mexicano tuvo su gloria y esplendor en los años 40s y 50s.  La llamada época de oro era una i...