lunes, 20 de julio de 2015

UNA BORRACHITA LLAMADA LUCHA REYES


              LA REINA DE LA CANCIÓN VERNÁCULA
                                                                                                                 





Cádiz Molina


El 24 de junio de 1944, la ciudad de México vivía una de sus tardes más soleadas y apacibles,.  De pronto, el ulular de la sirena de una ambulancia rompió la monotonía de sus calles y despabilaba a sus habitantes.  Un frío de muerte sacude a los transeúntes al paso de la ambulancia.  Los camiones y los coches le abren paso a La cruz roja como queriéndole ceder el paso a la vida o a la muerte.

Se trataba de salvar de las garras de esta  última, a una mujer que minutos antes, presa de la desesperación, había ingerido en estado alcohólico 25 pastillas tóxicas.  Aunque los médicos lucharon por salvarle la vida todo fue inútil.  A las 2:·30 de la madrugada fallecía una extraordinaria mujer, su nombre: Lucha Reyes, de solo 38 años.  

Pero, ¿quién era esta dama que había osado suicidarse de esa manera y en la flor de la vida? Nada menos que una de las cantantes de música ranchera más populares del momento. Su nombre artístico: Lucha Reyes.  El verdadero, María de la Luz Flores Acéves, oriunda de Guadalajara, Jal.  Ahí empezó a cantar música vernácula y fue donde la nombraron "reina del mariachi". Siendo una adolescente se traslada a vivir a la Cd. de México donde probó suerte en una carpa como cantante. Ya traía el gusanito de la fama en la sangre.





Más tarde, inicia una gira por la unión americana con gran éxito.  Un poco después la contrata el  empresario Juan Nepomuceno Torreblanca,  para hacer una gira por Alemania en compañía del Cuarteto Anáhuac.  El frío invierno de Berlín le provocó una pulmonía que la postró en cama dos meses.  El empresario abandona al grupo a su suerte y Lucha tiene que vender antojitos mexicanos en Berlín para poder regresar a su país.

Pero gracias a esa infección la voz Lucha cambió su tesitura tornándose bravía y con agudeza sin igual.  Regresa a México y reinicia su carrera artística con gran éxito.  En 1928 se convirtió en la mejor intérprete de música ranchera, creando un estilo muy personal.  Pero fue en 1930, con la llegada de la radio donde lanza sus primeros éxitos: "La tequilera", "El herradero", "La panchita", que la convirtieron en reina indiscutible de la música ranchera.  Causaba tumultos en los teatros y cabarets donde se presentaba.

Estando en la Unión Americana Lucha contrajo matrimonio con el periodista Gabriel Navarro, pero quedó frustrada por un aborto.  A pesar de estar enamorada de su marido él la abandonó tratándola despectivamente. La artista en todas sus presentaciones solía tomarse un trago de tequila para darle más realismo a sus interpretaciones.  Pero luego se aficionó tanto al vino que terminaba su actuación borrachita.  Frecuentemente ebria le era imposible salir a cantar a los escenarios.  Ya no era un trago, sino tres, cinco, diez.  

Nuevamente se casa con un piloto aviador y empresario: Féliz Martin Cervantes.  Lucha Reyes cree haber encontrado la felicidad y deja de tomar por algún tiempo.  Pero debido a su temperamento celoso y bravío convirtieron su hogar en un infierno, Lucha es abandonada nuevamente dejándola el marido deprimida y a su suerte.  A partir de ahí su vida se deslizó por la peligrosa pendiente del alcoholismo.

La cantante ya no podía salir a cantar en radio, teatros, y cabarets, por estar demasiado tomada. Su carrera artística empezó a declinar.  Canceló sus contratos y presentaciones en público y se volvió desaliñada.  El corazón de Lupe estaba demasiado lastimado y sin esperanzas de cambio.  Lo tenía todo, fama, dinero, y el cariño del público, pero le faltaba lo más valioso: el amor.  Cuentan que la famosa cantante deambulaba por la Plaza Garibaldi (plaza de los mariachis en la Cd. de México) completamente ebria y cantándole a la nostalgia de sus amores.  





El público decía que su canción "La tequilera" era el retrato mismo de su vida: "Borrachita de tequila/ tengo yo el alma mía/ porque a mi me bautizaron/ con un trago de tequila". Todos vemos a los cantantes de éxito sonrientes ante cámaras y micrófonos  pero nadie sabe lo que están sufriendo por dentro. Los artistas son seres hipersensibles y por lo tanto las frustraciones y desengaños los afectan más que la mayoría.

La mañana del 24 de junio, Lupe mandó a su hija adoptiva, de 11 años, por unas pastillas para conciliar el sueño, pero resultó que eran para alcanzar el sueño eterno.  La chiquilla jamás imaginó que esos medicamentos eran para poner fin a los sufrimientos de Lucha. Escapó por la puerta falsa ignorando que a los suicidas los castiga Dios con otra vida similar o peor, por poner fin a su vida terrena. Nadie tiene el derecho a quitarse la vida, porque Dios nos la proporciona, y solo el puede quitárnosla.  Lo afirman profetas y sabios.

El 25 de junio, muy temprano, la radiodifusora XEW daba la fatídica noticia: "Interrumpimos nuestra trasmisión para dar a conocer a ustedes una trágica noticia: Esta madrugada falleció la cantante Lucha Reyes.  El reporte médico indica que la cantante ingirió 25 pastillas tóxicas.  Dsgraciadamente, la artista vivía desde hacía días una gran depresión que la llevó a quitarse la vida.  Descanse en paz Lucha Reyes".

Los periódicos también anunciaron esa madrugada el deceso: "¡La extra! ¡La extra! ¡Lucha Reyes está muerta!  ¡Falleció la cantante más popular de México! ¡Ya no volverá a cantar "La tequilera" en el teatro lírico!"










2 comentarios:

¡Entrevista a Pedro Infante!

"Yo te aseguro que yo no fui" José de Cádiz Pocos ídolos hay en México tan queridos como Pedro Infante.  ...