sábado, 12 de abril de 2014

¡VIVE LEONARDO FAVIO!

  EL RUISEÑOR DE LOS ENAMORADOS












Esta reseña está dedicada a quienes les gusta la música del corazón

Arrulló con su música a la generación de los setentas, ochentas,  noventas, ¿a la generación actual ya no? Aquí le brindamos un reconocimiento a su brillante trayectoria artística.  La verdadera música romántica, es inmortal, y deja una honda huella en el espíritu de quien la escucha.

¿Quién estando enamorado no vibra con su música? ¿A quién no le gusta que le digan palabras dulces al oído? Era alto, guapo, bien plantado, sobre todo con una mirada tierna, sublime, casi como un ángel.  La letras de sus canciones son verdaderas creaciones poéticas.






Por esos años se escuchaban las sinfonolas en todos los barrios, bares, aunque la generación del nuevo milenio ya no las conocen.  No había ciudad o restaurante donde no se escucharan las canciones de Leonardo Favio. Tiempos en que el romanticismo estaba latente y las parejas escuchaban sus melodías tomaditos de la mano-: Din dong, Din dong, estas cosas del amor&






Ciertamente, el romanticismo ha venido a menos y amenaza con desaparecer en una época donde los medios digitales dominan al mundo. Donde practicar el sexo a edad temprana se convierte en una moda.  Una práctica que fomenta la irresponsabilidad y multiplica los hijos sin padres y madres solteras. Pero la sensibilidad y latir de un corazón enamorado siempre estará vigente y nadie puede ocultar su lenguaje.  No importa que tan práctica o indiferente pueda ser la generación actual, siempre vibrará cuando alguien le dice: "Te amo", o "Quiero compartir mi vida contigo".


Los medios digitales nos acercan cada día más pero también nos alejan física y espiritualmente.  No es lo mismo recibir una llamada o un frío mail con un "me gustas", que recibir personalmente un disco con un beso y una flor. Seguimos siendo seres humanos emotivos y sentimentales.  Necesitamos el estímulo de una caricia, la vibración del primer beso, porque el amor es la energía que mueve al mundo.






A mi parecer el romanticismo musical debe volver.  Lo necesitamos para recuperar los valores que se han perdido: respeto a la pareja, la verdadera amistad, amor platónico, y también aunque parezca risible, la virginidad.  El ser humano no es una marioneta a merced de los sentidos.  No estoy diciendo que el amor erótico no debe existir, simplemente que debe florecer a su debido tiempo.  De otra manera vemos como se derrumban cada día los valores del matrimonio.  El casamiento por la iglesia es un lujo que actualmente ya nadie respeta.

Adolescentes, hombres y mujeres,  de 14, y 17 años, con hijos, ¿qué sentido de responsabilidad pueden tener? Más tardan en aparearse que en irse cada quien por su lado, porque no hubo verdadero amor, solo deseo.  Las estadísticas de madres niñas (solteras) de 13 años son alarmantes en toda Latino américa. Urge renovar la educación cívica y moral que recupere valores que nunca debieron perderse. 






Leonardo Favio, nació el 28 de mayo de 1938, en Luján de Cuyo, provincia de Mendoza, Argentina.  Fue un cantante de éxito, pero también director y productor cinematográfico, guionista, compositor, actor.  "Soy un hombre profundamente religioso, casi místico", dijo en cierta ocasión.  Recorrió con su música todos los países de américa latina quienes lo adoptaron como ciudadano del mundo.  Verlo y escucharlo era el sueño dorado de cualquier adolescente.


Aquí te presentamos varios de sus grandes éxitos.  Que mejor ocasión para conocerlo de cerca:











Sin duda, las generaciones mencionadas le estamos muy agradecidos a Leonardo Favio, por haber acariciado con su música nuestro primer idilio.  Por habernos hecho soñar, idealizar el amor, fantasear, y por qué no, conquistar aquella novia reticente.












Y que podemos decir de sus películas, siempre honrando el sentimiento más eterno: EL MOR.









En cada entrevista demostraba tener puntos de vista profundamente filosóficos. No vacilaba en decir lo que le desagradaba, pero era incapaz de lastimar deliberadamente a alguien.  ¿Lo escuchamos de nuevo?






No vamos a hablar aquí de su muerte física porque sabemos que nunca se ha ido... Los grandes artistas no mueren nunca.




IN MEMORIAM



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Entrevista a Pedro Infante!

"Yo te aseguro que yo no fui" José de Cádiz Pocos ídolos hay en México tan queridos como Pedro Infante.  ...