martes, 10 de octubre de 2017

Rumberas del cine mexicano



¡Guau!





José de Cádiz


El cine mexicano tuvo su gloria y esplendor en los años 40s y 50s.  La llamada época de oro era una industria poderosa que exportaba películas a todos los países. El llamado Star sisten o fabricación de estrellas estaba en su mejor momento.  Productores y directores elegían cuidadosamente a personajes carismáticos que convertían en verdaderos ídolos.  Magnéticas, bellas, y con un fuerte atractivo sexual. Dotadas de gran fuerza interior y capaces de arrastrar a las masas.





El cine siempre ha exigido belleza y talento. Por esa época nace un género que pronto llamó la atención por la sensualidad de sus bailes: El llamado cine de rumberas.  Los espectadores quedaban impactados siguiendo el contoneo de caderas de Ninón Sevilla o Amalia Aguilar.   Meche Barba o Lilia Prado causaban furor bailando la rumba o el cha cha chá.  Rosa Carmina y María Antonieta Pons destilaban sexualismo con sus frenéticos movimientos del cuerpo. 

En 1938 llega a México María Antonieta Pons, con su descubridor y esposo, Juan Orol. El director más representativo de estas ricuras. Ellos habían filmado en Cuba la película “Siboney”, con gran éxito.  Pero el gran torrente inspirador vino con la película “Humo en tus ojos”, con Meche Barba como protagonista, en 1947.  A partir de ahí  se filmaron 20 o 30 películas cada año.  1950 batió records con 50 cintas con bailarinas exóticas.





Ese mismo año llega a México el mambo, con Damaso Pérez Prado a la cabeza, que revolucionó el baile. Un ritmo contagioso y estremecedor para regocijo de la juventud. El termino rumberas proviene del ritmo llamado rumba, el preferido del público en estas películas. El mambo y el cha cha chá llegaron después pero también lo utilizaron estas artistas. 







Directores destacados de esta modalidad fueron: Juan Orol, Alberto Gout, Fernando Cortéz, Alex Philix, Ernesto Cortázar, Gilberto Martínez Solares, Joselito Rodríguez, Julián Soler, entre otros.  Todos encontraron una veta de oro en esta modalidad  cinematográfica.  Definitivamente le debemos mucho a Cuba por habernos enviado a rumberas tan preciosas como: María Antonieta Pons, Rosa Carmina, Ninón Sevilla, y Amalia Aguilar, que junto con las mexicanas Meche Barba, y Lilia Prado, son las más representativas de la industria bailable. 

Aquí te las presentamos una a una.  Empezamos con la sensualidad explosiva de Meche Barba. Rumbera mexicana protagonista de películas como: Cortesana, Acá las tortas, La venus de fuego, El pecado de Laura, y tantas otras donde exhibía sus encantos y delicioso contoneo de caderas.








Sus películas causaban sensación entre los espectadores que hacían interminables colas en los cines de barrió y de categoría en toda Latino américa, Europa, y Asia. Era una de las más taquilleras.  Se retiró del cine en 1954.







Aquí la contemplamos en toda su maravillosa exuberancia:








En el próximo capítulo te presentamos a Lilia Prado, la musa predilecta de Luis Buñuel en "Subida al cielo", y "La ilusión viaja en tranvía". Y en tantas otras películas que quedaron en el corazón de los cinéfilos que se movían en sus butacas al compás de ritmos epilépticos.  Sus espectaculares bailes de mambo y cha cha  chá son de antología.  ¡No te los pierdas!









jueves, 5 de octubre de 2017

El rostro oculto de Marilyn






Cap. VIII

La estrella es brutalmente golpeada

José de Cádiz 



Aquel sueño donde vi a Marilyn rodeada de gente muerta me había dejado impactado.  Me levanté de madrugada a correr como 5 kilómetros. Hice mis ejercicios de rutina y desayuné. No había recibido instrucciones de mis superiores para abandonar la vigilancia de la actriz. La incertidumbre me atosigaba.

Tenía ganas de conversar con mis compañeros sobre nuestra actividad. Llegué al hotel y charlaban amigablemente.  Me extrañó que no hubiera grupos de estudiantes queriendo conocer a la diva. Todo estaba en paz y supuse que Marilyn ya se encontraba demasiado lejos.
 
Intrigado, bajé a la recepción a preguntar. Mi vista se desvió hacia el sofá de aquel lobby donde la había conocido. Recordé sus reflexivas palabras: “Quisiera encontrar verdaderos amigos pero es prácticamente imposible”. Había un recado que leí apresuradamente: “Joe, he decido quedarme, espérame en el restaurante del hotel. Podemos platicar a gusto y desayunar. Besos, Marilyn”.

El alma me volvió al cuerpo. Es increíble cómo pasamos de la tristeza a la felicidad en un santiamén. Como si la dicha dependiera del tiempo y no del azar. Caminé de prisa rumbo al restaurante. Me sentía como maratonista ganando una medalla olímpica. Eran las ocho A M y había unos cuantos comensales. Me metí al baño a corregir mi apariencia. El ejercicio diario me sentaba muy bien.

Desconocía por qué se había quedado Marilyn pero tampoco me importaba. Cuando la conocí le había regalado flores y salí a la calle a comprar un ramo grande de rosas. En la mesa saqué un libro de bolsillo para disimular que estaba leyendo. En realidad sólo pensaba en ella mientras mi reloj parecía detenerse sin misericordia.

Por fin divisé a lo lejos a una rubia despampanante abriéndose paso entre los comensales como un vendaval. Una mujer                                extraordinariamente bella caminando en dirección a mi mesa. No pude resistir el impulso de ir a su encuentro. Expresé:







--¡Qué gusto verte!  Creí que ya no lo haría más.  Te hubiera extrañado mucho.

--Yo también.  Pero déjame caminar que traigo un hambre feroz.

Al ver las flores las flores comentó satisfecha:

--Eres muy detallista, ¿cómo sabías que me gustaban las rosas?

--Será que estoy empezando a adivinarte el pensamiento.  A una mujer espléndida le encantan las flores. Eres exuberante y supongo que muy apasionada.  Sólo que como a cualquier otro me gustaría conocerte un poquito más de cerca.




 --Te advierto que pocos hombres han sabido despertar mi pasión.  La mayoría son una nulidad en la cama.  Han pasado por mi vida sin dejar huella alguna.  ¿Acaso no lo sabías?

--Por supuesto que no.

Tomó asiento mientras yo la escuchaba intrigado. Aquella confesión me había dejado perplejo.  Pidió la carta y eligió chuletas, sopa de verduras, jugo de naranja.  Parecía dispuesta a cargarse de energía. Pedí lo mismo y me hubiera gustado respirar su aliento, beber en su vaso, pero me contuve.

Agregó:

--Fíjate que me aterra la idea de volver a Hollywood.  Como si no perteneciera a ese mundo. He tenido sueños horribles.




Iba a contarle mi sueño pero cambié de parecer por ser muy deprimente. Dije:

--Quítate esas ideas de la cabeza.  Me has dicho que debemos enfrentarnos a la vida como sea. ¿Qué te pasa ahora?

--No puedo evitar sentirme agobiada.  Trataré de despejar cualquier superstición. Espero me ayudes a recobrar la entereza.

-Haré todo lo posible.  Esta tarde me gustaría invitarte al cine, ¿te gustaría alguna película en especial?

--Hay una cinta española llamada “Locura de amor”, y me encantaría verla.  Pero iré sin disfrazarme porque quiero ser yo misma. Con defectos y virtudes.

Continuamos charlando amigablemente. Marilyn parecía llenar con su sonrisa aquel local.  Con su sentido del humor bromeó con los camareros quienes ya se habían enterado quién era y estaban contentos de atenderla.

Más tarde quiso salir a tomar el sol en Playa condesa. Se puso sus gafas y contempló el mar sentada en la arena. Al ver el oleaje azul decidimos bañarnos. Los dos traíamos traje de baño como si esperáramos ese momento. Era la segunda vez que veía a Marilyn semidesnuda y no pude evitar inquietarme. Su sensualidad era francamente desbordante.




Salió del agua y se tendió boca arriba en la playa. Se recargó en un montículo de arena y me pidió le untara un bronceador.  Deseaba adquirir un tono de piel dorado.  El contacto físico me excitó sobremanera y disimuladamente me voltee de espaldas.  Demasiado tarde porque la rubia observó discretamente los atributos de mi entrepierna.  Sonrió con disimulo mientras desviaba su mirada hacia otro lado. Continuó sus confidencias:

--¿Sabes? Pienso que soy una mujer complicada.  A veces quiero estar sola y encerrarme en un mutismo inexplicable. Otras tengo necesidad de ser amada con delicadeza. Ninguno de mis maridos lo comprendió y lo lamento. Frecuentemente despierto en las noches llorando. Un psicólogo me dijo que tengo heridas profundas de una niñez no resuelta. Necesito superarlas para ser feliz.



--Quizá te afectó mucho el incidente de tu infancia.

--Creo que demasiado.

Completamente mojados observábamos tranquilamente el panorama. A distancia pequeñísimos veleros se alejaban de la bahía semejando novicias despistadas. Nos invadió una mezcla de nostalgia y sensualidad. No podía quitarme de la cabeza lo que me había dicho acerca de los hombres. Obviamente era una mujer experta.  Añadió:

--Anoche recibí la llamada de un editor. Me ofrecen un millón de dólares por mi diario.  Ni siquiera se identificó el interlocutor.

--¿Por eso decidiste quedarte?

--No, también por otros motivos.

Me dijo entusiasmada que su diario valía mucho dinero. A veces era tímida pero otras tan arrebatada como una amazona. Esos altibajos anímicos tenían un trasfondo psíquico. Sería inútil tratarla con psicólogos puesto que ya lo habían hecho en California. Yo no tenía ni idea cómo tratar un trauma pero me propuse ayudarla a cualquier precio.

Sin querer me había confesado  el abuso de su infancia. Ahí estaba el origen de toda su desdicha. Ese miedo y a la vez atracción fatal hacia los hombres.  Decidí comprar un libro que hablara sobre el tema. Era el momento de informarme más al respecto.  Visitaría bibliotecas, hablaría con especialistas.

Regresamos al hotel a medio día y dijo quería descansar. Pedí permiso al comandante para ir a una librería.  Un título llamó poderosamente mi atención: “Cómo superar traumas de la infancia”. El autor era un poco complicado pero se me gravó un enunciado: “Las personas traumadas sufren mucho, necesitan superar ese trance reviviendo el impacto emocional que las postró.  Deben ser tratadas con delicadeza y mucho amor.  La libido puede ayudar”.  De manera que el sexo también era terapéutico.






2 horas más tarde regresé al hotel dispuesto a llevarla al cine. Me llevé una desagradable sorpresa: Norma Jean yacía inconsciente en la alfombra de su suite. Pensé que se había desmayado pero un hilillo de sangre escurría por su nariz. Sin duda la habían golpeado porque tenía moretones visibles. Me alarmé sobremanera y es que teníamos la misión de cuidarla.  Abrió los ojos pesadamente y le pregunté qué había sucedido:

--Unos salvajes entraron y me golpearon.

--¿Pero por qué?  ¿Por dónde entraron?

  --Exigían les entregara mi diario.  Mi suite tiene un pasadizo secreto que comunica al elevador.

--¡Llamaré a un médico!

--No, por favor, se enterará la prensa y será un escándalo.  Te ruego tengas paciencia. Sólo son golpes externos.

--Pero tú necesitas un doctor, pueden ser heridas graves.

--Tú me curarás, Joe. Trae ese ese botiquín, ahí hay alcohol y medicamentos.

Evidentemente la rubia estaba subestimando el incidente. Por primera vez me percaté del gran peligro en que se encontraba.  Si los sujetos obedecían órdenes eran capaces de obedecer las peores. Traté de reanimarla cuanto pude y pedí una cena para dos personas.  Ella no quiso probar alimentos:

--Norma, dime la verdad, ¿quién te golpeo y por qué?

--Deben ser de mi compañía cinematográfica.  Recuerda me demandaron por incumplimiento de contrato.

--No te engañes. Una empresa jamás se atrevería mandarte golpear. Un amante sí. ¿Qué está sucediendo realmente?




Intentó desviar la conversación:

--Es muy tarde y quiero descansar. Tengo que regresar pronto a California.  Les dije que olvidé mi diario en Los ángeles pero lo guardé en la administración. ¿Te gustaría hojearlo?

--Son cosas que sólo a ti te conciernen –-dije disimulando mi curiosidad.

Norma lo solicitó por teléfono y me lo mostró amablemente. Palpé con expectación un cuaderno de pastas rojas, ¿qué secretos guardaba para ser tan codiciado? Luego se puso a escribir febrilmente.  Yo salí a notificarle la situación a mis compañeros quienes juraron no haber visto entrar a nadie.


A partir de ese día decidimos reforzar la vigilancia para cuidarla día y noche. Si le hubiera sucedido algo más grave estaríamos todos  en la cárcel. Gracias a Dios todo quedó en la más absoluta discreción de la actriz.

Me encontraba confundido con mis sentimientos. Nunca imaginé ver a Marilyn golpeada tan brutalmente. Ese diario ocultaba algo muy delicado que alguien quería desaparecer. Comprendí que la actriz no quería involucrarme en su vida privada.  Había sido demasiado parca en sus explicaciones. ¿Por qué tendría que regresar pronto a California?


Esa noche no dormí y una duda me abrumaba. Si mis compañeros se encontraban apostados frente a su cuarto ¿cómo tan fácilmente habían entrado a golpearla? ¿Eran los mismos agentes del FBI que la seguían un día antes? No me parecía lógica toda esa maraña de acontecimientos. Algo no encajaba del todo y me propuse averiguarlo con cautela. Era mi trabajo pero lo hubiera hecho con gusto aunque no me pagaran. 

Pretendía alejar a la estrella de cualquier peligro. Me interesaba demasiado su vida. Demasiado. No quería aceptarlo pero me estaba obsesionando con Marilyn. De la admiración había pasado a la idolatría y posteriormente a la pasión  más arrebatada.  Me estaba sumergiendo en una vorágine de acontecimientos extremadamente audaces, en los cuales no habría marcha atrás. En adelante el azar marcaría el rumbo de cada suceso.  







lunes, 2 de octubre de 2017

USA: una cultura en plena decadencia



Una sociedad enferma llamada a desaparecer







José de Cádiz


La sociedad norteamericana está tan loca, y enajenada, que ahora se matan entre ellos mismos. Ya no son acciones del terrorismo internacional ni pueden culpar a Isis. Fue un compatriota suyo el autor de la masacre en Las vegas. También demuestra el grado de encono de diversos países contra EE.UU por avasallar sus territorios y riquezas naturales. Quien siembra tormentas cosechará tempestades. . Quien atenta contra la libertad de sus semejantes atenta contra sí mismo. 




Estas masacres son la cúspide de una cultura en plena decadencia por el abuso de las drogas y el poder. El 70 por ciento de norteamericanos consumen algún tipo de enervantes y la cifra va en aumento. Para quien no lo sabe, Las vegas es un lugar donde la prostitución, venta de drogas, juegos de azar, son el modus operandi de los casinos. Un centro de "diversión" donde se concentran los grandes capos de la droga y proxenetas a la alta escuela.  





EE.UU se convirtió en el azote de pueblos que anhelan su libertad, su emancipación e independencia. Ha extendido sus tentáculos abusando de su poderío económico y militar. Eso tiene un costo ante los ojos de Dios y se llama karma nacional. Ha llegado la hora de ajustarles cuentas por todos sus abusos e injusticias. Los huracanes, terremotos, genocidios, son una prueba palpable que el castigo divino es implacable y matemático.


 

Les seguirá lloviendo fuego a los norteamericanos hasta desaparecerlos por completo. Eligieron un gobernante desquiciado que está provocando a países poderosos y que desencadenará la III guerra mundial. Donal Trump es un gobernante fascista, racista, y xenófobo,  que odia a los inmigrantes. Un hombre prepotente y ateo que ha amasado su fortuna a base de explotar al prójimo. Nadie me lo ha dicho, ni tengo manera de comprobarlo, pero apuesto doble contra sencillo que Trump es drogadicto. Me lo dice esa mirada extraviada que tiene.





Grecia, Roma, Egipto, fueron grandes potencias mundiales y actualmente apenas figuran en el mapa. Brillaron como cunas de la civilización y florecieron en las bellas artes, ciencia, religión, y filosofía. A través del tiempo degeneraron sus conocimientos y extraviaron su fe en las leyes cósmicas. Ellos también explotaron y esclavizaron a pueblos más débiles. Desde el punto de vista histórico, toda cultura nace, crece, florece, y viene la decadencia. Es un postulado científico.




Pompeya, fue una ciudad italiana que era centro de juegos de azar, homosexualismo, y prostitución, y fue destruida por el Vasubio que la arrasó con lava ardiente. Sodoma, y Gomorra, son las 2 ciudades que menciona la Biblia y que llegaron a tal grado de degeneración y corrupción que fueron eliminadas con llamas abrazadoras. 




La Atlantida, un continente desaparecido en las profundidades del mar por su desobediencia a las leyes divinas. Alcanzó tal grado de desarrollo científico y militar que se olvidaron del reino espiritual. El hombre no es una entidad mecánica y autónoma sino un ser dotado de alma y espíritu. Que vino a este mundo a evolucionar, a crecer en amor, sabiduría, y verdad.


 

Lo mismo sucederá a EE. UU un país endiosado con el dinero. Olvidó que hay un Dios omnipotente y verdadero que lo juzgará a su debido tiempo. Una sociedad degenerada que es capaz de matar, explotar, avasallar, traficar con drogas, no puede seguir siendo una potencia. Estamos presenciando el principio del fin de USA y sólo es cuestión de tiempo. "El que tenga oídos que oiga", "el que tenga ojos que vea".




"Si ellos, los de la raza aria se olvidan que la riqueza de un hombre se mide no por lo que adquiere, sino por lo que da, la misma suerte les tocará". Profeta de la civilización atlante.








jueves, 21 de septiembre de 2017

El rostro oculto de Marilyn






Cap. VI1

Sueños reveladores y premonitorios

José de Cádiz


Pasamos una velada agradable y nos quedamos a dormir en el yate. En el camarote me sentí inquieto ante la cercanía de Marilyn que dormía profundamente. Decidí que no era momento de satisfacer mis deseos y el sueño me venció completamente.  Jamás me aprovecharía de una mujer en aquellas circunstancias.

Me despertó de madrugada el canto de las gaviotas. Me asomé por una ventana bostezando y con mucha sed.  Pardeaban las primeras luces del alba y habíamos regresado nuevamente al puerto. El yate se mecía con elegancia cual palmera perezosa. Contemplé a la actriz dormida y me pregunté qué soñaba para tener esa sonrisa tan plácida. Su posición era parecida a la de un feto.

Tal vez añoraba pasajes de su niñez, o acaso ¿tenía fantasías oníricas de una felicidad que se le escapaba? Quizá  de esa manera evadía una realidad que la asfixiaba. De algo estaba yo seguro: la estrella no hubiera querido despertar jamás. Me levanté sigilosamente dirigiéndome al baño. La regadera despejó cualquier vestigio de borrachera.






Abrí la puerta del camarote. Un carrito simpático contenía el más suculento desayuno: Frutas, yogurt, jugo de naranja, café, pan tostado. Era obvio que la cocinera conocía los gustos culinarios de Marilyn.  Regresé a la recámara cuando la actriz ya había despertado. Me saludó con una sonrisa:

--Hola, poeta, ¿qué hora es? –-y se tocó suavemente las sienes.


--Las 6:30.

Cerró nuevamente los ojos, situación que aproveché para depositar una uva en sus labios.   Traje  el desayuno y le dije quedito al oído:

--Tengo que reportarme a la jefatura, preciosa. 

Argumentó:

--No te preocupes, llamaré ahora mismo a la Capitanía del puerto para informarles que sigues de guardia conmigo. ¿O no está Ud. para cuidarme señor policía?

Sonrió e hizo la llamada.  Luego se fue directamente a la regadera. Escuché las gotitas de agua como perlas en tropel que parloteaban. Salió envuelta en una toalla y se cambió con ropa ligera. Desayunando comentó inquieta:

--Anoche tuve un sueño que me impresionó bastante. Un águila me perseguía y atrapaba en sus garras, era enorme y no me podía zafar estando aterrorizada.  Luego llegaron unos buitres y se disputaron mi persona como un trofeo. Suelo tener pesadillas desde que aquel sujeto abusó de mí.




--Los sueños revelan lo que no hemos logrado superar.

--¡También tengo sueños hermosos! La otra noche volaba encima de un hermoso lago y repentinamente me caía gritando asustada.  Mi madre vino en mi auxilio y me trasladó en sus brazos. Me sentí feliz al verla.  ¿Sabrá ella que estoy sufriendo? ¿Existirá la gloria y el infierno?

--El infierno lo podemos vivir cada día.  Si gozas estás en la gloria y si sufres es todo lo contrario.  En el mundo astral podemos comunicarnos con nuestros difuntos.  Morir es tan natural como nacer. Nadie se extingue del todo.

--Qué interesante, ¿y no te da miedo poseer esa información?

--Estoy familiarizado con el tema. Finalmente todos partiremos algún día y será mejor no temer. 

--Pero a la mayoría nos aterra la muerte. Pensamos que todo termina con el último suspiro.

--Cuando creemos en una vida más trascendente desaparece el miedo.

--¿Mi madre me observará desde el cielo?

--Creo que sabe que estás sufriendo y tratará de ayudarte.




--Pues ojalá y sea pronto porque la vida me tiene muy acorralada. Siento que me faltan fuerzas.

Nos dispusimos a abandonar el yate y regresar a nuestras respectivas actividades. A la salida interceptó la cocinera a Marilyn y le entregó un telegrama. La actriz palideció al leerlo:

--¡Dios mío es de mi compañía cinematográfica! Me están demandando por incumplimiento de contrato.  Quieren que regrese ahora mismo a continuar filmando o pagaré un millón de dólares. ¿Qué hago, Joe?

No entendía mucho de cine y temí que mi respuesta fuera contraproducente. Simplemente dije:

--Haz lo que te dicte tu conciencia. Toma la mejor decisión. Eres la única que puede elegir.



--Yo no quiero irme aún. Hacía tiempo que no experimentaba la tranquilidad de una playa. Me hacen falta estas vacaciones.

--No te aflijas que todo saldrá bien. A veces hay que arriesgarse y desafiar las circunstancias. Si te quedas será excelente. Si te vas sabré comprenderte.

Se hizo un silencio prolongado y nos miramos con tristeza.  Yo tampoco quería que se marchara pero no quería complicarle la vida con mis exigencias. Ella ya tenía demasiados problemas para agregarle uno más.  Caminamos brevemente por la Avenida costera.

Me percaté que dos tipos vestidos elegantemente a prudente distancia la seguían.  Era obvio que sabían dónde había pasado la noche Marilyn.  Ella lo notó y se encogió de hombros diciendo:

--Son guardaespaldas del FBI, estoy acostumbrada que me sigan a todas partes.  

--¡Guardaespaldas del FBI! ¿Y se puede saber qué hacen en territorio mexicano? Si un colega se adentra en USA lo sacan inmediatamente. Pero ellos entran a México como si fuera su casa.

--Tienes razón pero siempre ha sido así.  Como EE.UU es una potencia mundial se sienten los dueños del mundo.  México es casi una colonia gringa.

--Marilyn, ¿tanto te cuidan esos señores? Lamentaría que estuvieras en gran peligro y sin poder ayudarte.




--No te preocupes, si me voy será esta misma noche.  La compañía me mandó boletos de avión. Si me quedo podré recrearme un poco más con la naturaleza.

Como salido de la nada apareció el chofer con la limusina.  La abordamos de inmediato.  En el trayecto le pregunté si la compañía de cine podría meterla a la cárcel.  Contestó:

--¡Claro que pueden! Y te aseguro que no se andan con rodeos.  En estas circunstancias sería lo mejor que me pudiera pasar.  Me aislaría de mis problemas y me dejarían en paz.  Hasta podría  escribir un libro, no sé, hay tanto que hacer en una prisión.

Marilyn era una mujer admirable no cabía duda.  No  le temía a la cárcel  ni a sus victimarios. En ella se conjugaban maravillosamente belleza y temeridad. Yo no había aquilatado su valor hasta ese momento.

Y pensar que tenía también su lado platónico. Pero al ver aquellos hombres siguiéndola supuse que no era dueña de su vida como pretendía. Las grandes  luminarias cuentan con guardaespaldas todo el tiempo, pero aquellos agentes se comportaban más bien como sicarios.  No inspiraban nada de confianza con sus lentes oscuros.



Yo no tenía nada que perder y sí mucho que ganar con su amistad. No me importaban el peligro ni las circunstancias. Me sentía afortunado de ser su amigo. Estaba sacudiendo mi vida como un terremoto.

Nos despedimos como siempre a las puertas de su suite. Le pregunté si podía pasar por ella más tarde para llevarla a otro balneario. Expresó apesadumbrada:

--No, Joe, por favor ya  no me busques. Si decido quedarme yo lo haré. Quiero hacer un balance de mí vida, márchate sin despedirte.  Adiós, y gracias por todo.  Fue un placer.

Di la media vuelta y caminé unos pasos.  A mí me entristecía más su partida.  Me detuve brevemente para escuchar:

--Te dejaré un recado en la recepción.  

Necesitaba estar en comunión con ella misma.  Yo solo era un intruso que estaba alterando sus planes.  Tampoco era mucho lo que podía ofrecerle.  Hablé con mis compañeros que vigilaban su suite y solicité al comandante me diera el día franco. No quería presenciar su partida. Regresaría al otro día. 

Sentía la urgente necesidad de caminar y perderme entre la muchedumbre anónima. Una sociedad ajena a la vida de Norma Jean. Me encaminé a mi hogar y disfruté la soledad escuchando música. 




Pensé que era la última vez que veía a Marilyn. Era hora de despertar de un sueño.  La actriz era un pajarito errante que volaba de rama en rama. Que resolviera sus problemas aunque tuviera que marcharse.  No obstante, abrigaba esperanzas que se quedara.

Observé que mi hogar se encontraba más sucio que de costumbre. En realidad parecía un muladar con platos tirados por todos lados. No era el lugar ideal para albergar a una diva. Seguramente Marilyn al ver mis calcetines y ropa interior tirada hubiera salido corriendo. La pulcritud no era una de mis cualidades. Agradecí que no hubiera tenido oportunidad de conocerlo.

Me reconfortaba saber que ella también había conocido la pobreza al venir de orfanatos. A decir verdad tampoco me importaba demasiado. Solo llegaba a dormir a mi departamento y pasaba el mayor tiempo trabajando. Hice el aseo y limpié mis botas. Percibí que el ejercicio resultaba terapéutico.

Tenía varios días que no veía a mi novia y la llamé por teléfono. Noté que estaba muy molesta conmigo.  Tenía razón, mis ausencias eran cada vez más inexplicables y prolongadas. Había una señora mayor que también aseaba mi departamento y tampoco había venido. Fabiola era una gran amante pero tenía como penitencia asear mi cuarto antes de acostarse conmigo. 

Recostado pensaba insistentemente en la partida de Marilyn. Lamentaba no haberla podido conocer más íntimamente. Ni pude comprobar si era un torbellino en la cama. Pero había conocido su alma y eso era lo más importante.

Contemplé con devoción y largo rato en la pared el poster rojo que me había autografiado. En el que se leía con letras grandes: “Con todo cariño para Joe. M M."



Simplemente volvería a mi trabajo y me olvidaría de todo. Esa noche tuve una pesadilla espantosa que me dejó apesadumbrado. Marilyn abordaba un barco extraño y todos sus tripulantes eran gente ya difunta. Personajes célebres que se mostraban felices al verla: Rodolfo Valentino, Lupe Vélez, Jeans Dean, Pedro Infante, Frida Khalo, y otros más que ya no recuerdo.

Veía sus rostros de un color azulado y pálido. Todos sonreían gentiles rodeando a la actriz como una princesa. Se desvivían por atenderla. Algunos habían muerto en circunstancias trágicas.  En un enorme palacete la recibieron como una reina de la belleza y glamour. Ella sonreía radiante y satisfecha.   Se sentó en un estrado y todos los presentes le brindaron nutridos aplausos.  Desperté sobresaltado.




sábado, 16 de septiembre de 2017

¡Jackearon mi último texto!





Como puedes ver, Blogger, seguimos teniendo problemas de jackeo... Alguien borró mi texto, ¡Qué viva el México bárbaro! Seguramente el Estado mexicano  no quiere que se sepa la verdad de lo que sucede en México...



¡Qué viva el México bárbaro!













José de Cádiz


Como sabemos la historia de México está llena de errores y contradicciones.  Tan adulterada como la historia universal, siempre parcial y sesgada. Todo porque la hacen quienes ganan una guerra.  No hay mucho que aprender en los libros de historia oficial.  Un historiador antes que nada tiene que ser fiel a la verdad o sólo es un especulador panfletero.







En México, desde hace dos siglos se festeja "El grito", conmemorando nuestra independencia. Miguel Hidalgo, apresuró el inicio de un levantamiento armado, el 16 de septiembre de 1810, a verse descubierto sus planes por el ejército realista y el virrey.  El cura era un sacerdote pasional, astuto, pero extraordinariamente valiente. Tan es así que sus alumnos en la escuela de San Nicolás, en Valladolid, (hoy Morelia) le llamaban "El zorro".






Como sacerdote, era irreverente, crítico, y rebelde; un jugador empedernido y mujeriego.  Un ser humano lleno de defectos y virtudes. Eso la historia oficial no lo dice y tampoco que el grito de Dolores fue de esta manera: ¡Viva México! ¡Arriba la virgen de Guadalupe! ¡Muera el mal gobierno! Triste destino de México porque pasamos de ser una colonia española a una colonia gringa.  La casa blanca maneja como títeres a nuestros gobernantes.  USA, decide quien se va o se queda como presidente.  ¿Por qué creen que Donalp Trump fue invitado de honor de Peña Nieto?





El "zorro", no vio consumada la independencia y tuvo grandes diferencias con Ignacio Allende y Juan Aldama, dos de sus más fieles colaboradores. Sus hombres se levantaron en armas solo con machetes, palos, hondas, y algunas escopetas, la mayoría eran campesinos.  No había armas sofisticadas como ahora ni medios masivos de comunicación. ¿Se imaginan lo que hubiera hecho Miguel Hidalgo si hubiera contado con armamento moderno, Tv,  y redes sociales? 






Llama la atención que fueran precisamente los españoles criollos quienes exigieron la independencia de México.  Como nacieron aquí ya no les gustó como trataban a los indios los reyes de España y los virreyes de "la nueva España". Reprobaron el saqueo desmedido de nuestras riquezas naturales y la esclavitud de un México sojuzgado e ignorante. Doña Josefa Ortiz de Dominguez, y Leona Vicario, jugaron un papel decisivo en la independencia de América.






México, vive actualmente una espiral de violencia y desintegración social. Convertido en un país de matanzas, corrupción, e impunidad. Un cáncer que nos está lacerando hasta la médula desde hace décadas. La Constitución ha sido alterada vilmente por el régimen y tenemos una democracia muerta.  Para nadie es un secreto que las urnas las manipula el INE y todos sus consejeros son esbirros del PRI. 

El gobierno actual, con sus reformas, ha cercenado nuestras más elementales garantías individuales. El petróleo pasó nuevamente a manos gringas. La expropiación de Lázaro Cárdenas, en 1939,  la echaron por la borda. 


A los profesores les quitaron su pensión vitalicia y ahora solo trabajarán por contrato. El sueldo mínimo de un obrero es de 75 pesos diarios, mientras un diputado gana 200 mil pesos mensuales. Algo sucede en la balanza para que Carlos Slim sea el hombre más rico del mundo junto a 70 millones de mexicanos en la más absoluta pobreza.






Los periodistas viven en constante peligro por las docenas de reporteros asesinados o desaparecidos.  México se ha convertido en el país más violento para ejercer el oficio. Empresas como Televisa, MVS, y Tv azteca, nos mantienen desinformados manipulando siempre la verdad. Masacres diarias evidencian un estado fallido frente a una justicia sorda y ciega. La población vive a merced del hampa que secuestra y asesina sin misericordia. La complicidad entre gobernantes y criminales es tácita.







¿Qué podemos festejar este 16 de septiembre? Si tanto el presidente como los gobernadores son apoyados por el hampa en tiempos electorales.  El ejemplo más palpable lo tenemos en Edomex, Veracruz, Morelos, Tamaulipas, Guerrero.  ¿Dónde están los 43 desaparecidos de Ayotzinapa?  Es obvio que las fuerzas armadas estuvieron involucradas en su desaparición. ¿Por qué Salvador Cienfuegos no permitió que fueran investigadas por el GIEI?  Porque el general en jefe del ejército es, Enrique Pela Nieto, e iba a ser señalado ante el mundo por el genocidio. 





¿Por qué el régimen encarceló al Dr. Mireles que denunció y nos defendió del crimen organizado? ¿Por qué los docentes son asesinados o encarcelados sus dirigentes? Porque el sistema quiere mantener el poder a toda costa.  Porque una población aterrorizada es incapaz de defenderse. Así de simple.






Es evidente que el ciudadano medio ahora tiene que defenderse de mafias, PF, y ejército, que lejos de protegernos asesinan a luchadores sociales. Las policías estatales y municipales son cómplices descarados como se demostró en Iguala. Un pueblo indefenso siempre será carne de cañón para un gobierno tirano.  Estamos a merced de una dictadura impuestas desde la Tv.  ¿Qué sucedería si el pueblo decide armarse y enfrentar este régimen podrido? ¿Qué rumbo hubiera tomado la historia si en Nochixtlán, Oaxaca, hubieran estado armados los profesores?

Por supuesto, un periodista o un profesor, con un R15, no se dejarían matar a mansalva...  ¿O sí?







Estoy a favor de la paz pero también de la preservación de la justicia. Si una persona para sobrevivir se ve obligado a usar un arma no debe dudar en hacerlo.  Actualmente las armas las vende USA en nuestro país al mejor postor. Las encuentran en cualquier mercado negro. Cada mexicano debe portar un arma a discreción para su defensa personal.  La circunstancias obligan a tomar medidas extremas.  Es mejor que digan "aquí luchó mengano" y no "aquí murió sutano".

Por supuesto tampoco debemos subestimar las armas espirituales.  Es tan efectiva la protección de Dios como las bombas atómicas o misiles. Quienes creemos en la divinidad sabemos que existen ángeles de protección y que la oración es un poder infinitamente grande.  El reino espiritual es tan real como el material y tenemos que atender ambos mundos. ¿No eres partidario de la violencia y eres incapaz de matar? Bueno, entonces ponte a orar y de esa manera inclinarás la balanza.






Necesitamos usar toda nuestra inteligencia.  ¿Eres escritor, académico, o un brillante estudiante? Entonces ponte a redactar cuanto antes un libro estilo:  "La cabaña del Tío Tom", "Sin novedad en el frente", "México bárbaro", o "La sucesión presidencial de 1910", que como sabemos provocaron revoluciones en su momento. ¿Eres un artista nato y sobre todo dinámico? ¡Qué esperas para pintar cuadros o componer canciones de protesta! Todos debemos involucrarnos en una lucha bien organizada para liberar a México.







John Kenneth Turner, era un periodista estadounidense que visitó la república mexicana en 1909, a punto de iniciarse la revolución.  Había escrito un libro llamado: "México bárbaro", que eran una serie de artículos denunciando al mundo la dictadura de Porfirio Díaz.  Narra la esclavitud de los indios yaquis en Valle nacional, Oaxaca.  Las condiciones infrahumanas de campesinos en los campos henequeneros de Yucatán. Describe magistralmente la cruel explotación de los obreros en Río Blanco y Cananea. Me pregunto, ¿qué escribiría actualmente Kenneth Turner si observara nuestra cruel realidad?







Si Miguel Hidalgo estuviera con nosotros se horrorizaría al ver a un gobierno amafiado con el hampa. Él que luchó por la independencia de la patria volvería a rebelarse para librarnos de la corrupción e impunidad tan lacerantes como vergonzosas. No permitiría bajo ningún concepto masacres como las de Ayotzinapa, Tlatlaya, Atenco, El charco, etc.  Siendo un hombre valiente, amante de la justicia, volvería a gritar: ¡Viva México! ¡Muera el mal gobierno!







Necesitamos un héroe de la estatura de Miguel Hidalgo, Pancho Villa,  o Emiliano Zapata.  ¿Alguien conoce un prospecto semejante que reúna estas cualidades?: Amor a la patria, amante de la justicia, y con unos huevos así de grandotes.  Porque los dirigentes políticos que conocemos carecen de estas cualidades.  Son demasiado mediocres y convenencieros. Ninguno tiene la estatura de un caudillo.  Sin excepción, todos han defraudado a la sociedad.


Nos urge un general inteligente, ilustrado, y sobre todo con mucha fe en el inmenso poder de la divinidad.  Los grandes guerreros bíblicos del Viejo testamento ganaban sus batallas utilizando el poder de la fe.  David, Moisés, Josué, Calet, eran hombres de oración pero también de acción implacable contra el enemigo.  ¿Por qué no utilizar en México un modelo semejante?




Amigos, No hay nada que festejar este día.  Peña Nieto,  y sus secuaces, sólo hacen una pantomima del "grito" de independencia.  Lo peor es que hay gente tan ignorante o estúpida que le hacen el juego al sistema.





Rumberas del cine mexicano

¡Guau! José de Cádiz El cine mexicano tuvo su gloria y esplendor en los años 40s y 50s.  La llamada época de oro era una i...